FIV- fertilización in vitro en el proceso de gestación subrogada

FIV- fertilización in vitro

La FIV o fecundación in vitro es un método de fertilidad en el que el óvulo de una mujer se extrae del ovario para ser fecundado por el esperma de un hombre fuera del cuerpo de la mujer.

FIV significa fertilización in vitro («in vitro» = en vidrio + «fertilización»).

Este método se aplica ante cualquier tipo de infertilidad: femenina, masculina e indeterminada. En la FIV, la mujer recibe un tratamiento de estimulación hormonal para que maduren un mayor número de óvulos. Bajo control ecográfico, el médico introduce una fina aguja en el ovario a través de la vagina para extraer los óvulos de los ovarios de la mujer. La muestra de esperma está preparada. Los espermatozoides y los óvulos se combinan en una placa de cultivo para que pueda producirse la fecundación. Tras 2-5 días, uno o dos embriones se implantan en el útero de la mujer.

ICSI

Con la microinyección o inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI) se inyectan los espermatozoides directamente en el óvulo. Esta técnica se emplea cuando los espermatozoides del hombre muestran una baja probabilidad de penetrar en el óvulo por sí mismos.

Este método se desarrolló a comienzos de los años 90 y se recomienda en casos de infertilidad masculina. En este procedimiento, en el óvulo se inyecta un único espermatozoide para que se produzca la fecundación en lugar de que esta tenga lugar en un tubo de ensayo, que es lo habitual en la FIV.

FIV- fertilización in vitro en el proceso de gestación subrogada - Nordic Surrogacy

Las mejores clínicas de FIV del mundo

Nuestras clínicas están entre las mejores del mundo en muchos campos. Una de nuestras clínicas consiguió gestar al primer bebé nacido con ADN de tres progenitores.

Los médicos de nuestra clínica de FIV fecundaron el óvulo de la madre con el esperma de su pareja y, a continuación, transfirieron el núcleo del óvulo fecundado a un óvulo donado, del que se extrajo el núcleo. Por tanto, el niño tiene ADN de sus padres y, en una menor proporción, de la donante de óvulos.

El método se desarrolló para ayudar a las mujeres con riesgo de transmitir graves trastornos genéticos a partir de los genes de las mitocondrias (una parte de la célula situada fuera del núcleo), conocidos como trastornos mitocondriales. Sin embargo, en este caso, el método se empleó para tratar a una pareja que no podía tener hijos. El médico que dirigió el trabajo afirma que tenía la sensación de que esta opción podía funcionar para la pareja, que no había conseguido tener un hijo con el tratamiento convencional de FIV.

El óvulo fecundado se desarrolla en el laboratorio durante 4-5 días, hasta alcanzar la fase de blastocisto - Nordic Surrogacy
En la mayoría de los casos, el óvulo fecundado se desarrolla en el laboratorio durante 4-5 días, hasta alcanzar la fase de blastocisto.

A continuación se describe el proceso de tratamiento. No dude en ponerse en contacto con nosotros si tiene alguna pregunta o duda al respecto.

Estimulación hormonal

En la donación de óvulos, es la donante quien recibe el tratamiento de estimulación. Si la futura madre utiliza sus propios óvulos, será ella la que recibirá el tratamiento de estimulación hormonal. Durante el tratamiento de FIV, la mujer es tratada con hormonas producidas por su propio cuerpo que hacen que sus ovarios produzcan más óvulos que durante un ciclo menstrual normal.

Hay dos vías principales para llevar a cabo un tratamiento de FIV:

El método más probado consiste en que las mujeres utilicen un espray nasal durante tres semanas antes de empezar con las inyecciones. A continuación, se administran inyecciones de FSH durante dos semanas. Algunas mujeres experimentarán ciertas molestias como sudoración o cambios de humor.

El denominado «tratamiento corto» consiste en iniciar las inyecciones de FSH al segundo o tercer día de la menstruación/sangrado. Transcurridos unos días, se añade otra inyección con la medicación para evitar la ovulación espontánea. La terapia antagonista tiene algunos efectos secundarios.

Reserva ovárica

Elegir la dosis hormonal adecuada para cada mujer depende a menudo de la evaluación de la reserva ovárica, es decir, de la capacidad de los ovarios para producir óvulos. El médico se hace una idea de la capacidad de la mujer para producir óvulos y puede entonces prescribir la dosis adecuada de hormonas.

Estimulación de la ovulación

Mediante una inyección (inyección desencadenante) que contiene una hormona similar a la que el cuerpo produce durante la ovulación espontánea, el médico determina el momento de la ovulación y, en consecuencia, de la extracción de óvulos.

La ovulación se inicia unas 38 horas tras la inyección desencadenante. Es fundamental respetar el tiempo de inyección prescrito dentro de los 15 minutos. Si no se respeta este plazo, existe el riesgo de ovulación prematura o retrasada, lo que dificultaría o incluso imposibilitaría la extracción de óvulos.

Extracción de óvulos

Una vez que los folículos han madurado, suele ocurrir tras 10-12 días de tratamiento con inyecciones, se extraen de los ovarios. Se realiza a través de la pared vaginal bajo control ecográfico. Tras administrar la anestesia local, se pinchan los folículos y se aspira el líquido con una aguja fina. El embriólogo se encarga de cada óvulo por separado. Este procedimiento lleva unos 15 minutos y suele ser sencillo, para la mayoría de las personas.

Tras la extracción de óvulos, los folículos vuelven a llenarse de líquido por lo que la mujer puede sentir hinchazón abdominal que volverá a aparecer como sensibilidad abdominal 1 o 2 días después de la extracción de óvulos. También puede producirse una pequeña hemorragia vaginal tras la extracción de óvulos, pero se detiene espontáneamente y no es peligrosa.

Preparación de los óvulos

Cuando se vacían los folículos, los tubos de ensayo que contienen el líquido de los folículos se envían al laboratorio y el embriólogo observa directamente el líquido bajo el microscopio para encontrar los óvulos. Los óvulos se limpian y se recogen en vasos que contienen una solución nutritiva. Al igual que el esperma, el óvulo debe reposar en una incubadora hasta que llegue el momento de combinarlos.

Esperma

El día de la extracción de óvulos, el hombre proporciona una muestra de esperma. La muestra se deja en el servicio de caballeros de la clínica. En cuanto el laboratorio recibe la muestra, el embriólogo realiza una evaluación inicial. Comprueban el volumen de la muestra, el número de espermatozoides y su movilidad.

La muestra de esperma se prepara para recuperar los mejores espermatozoides para la fecundación. Para ello se coloca la muestra en un gradiente en un tubo de ensayo. Al centrifugar el tubo, los espermatozoides inmóviles y de menor calidad se atascan en el gradiente. Los espermatozoides normales, con buena movilidad, se quedan en el fondo del tubo.

Una vez preparada la muestra, el embriólogo realiza una evaluación adicional. Según los resultados obtenidos, el médico decide qué método de fecundación utilizar. A continuación, el esperma se deja reposar en una solución nutritiva en una incubadora hasta que llega el momento de combinarlo con los óvulos.

Métodos de fecundación, FIV estándar o ICSI

Si la muestra de esperma es normal, se suele optar por la FIV estándar. Es decir, los espermatozoides pueden fecundar los óvulos por sí mismos. La fecundación se produce al cabo de unas horas, pero los óvulos y los espermatozoides permanecen juntos en una incubadora hasta la mañana siguiente, momento en el que el embriólogo vuelve a examinarlos.

Se elige la microinyección (ICSI) si la muestra de esperma es de calidad reducida. El hombre puede tener un recuento bajo de espermatozoides o espermatozoides con movilidad reducida. Antes de la microinyección, se eliminan las células nutrientes que rodean al óvulo con una enzima. Esto se hace para evaluar la madurez del óvulo. Si el óvulo está maduro, se introduce en él un espermatozoide utilizando una aguja fina.

La FIV se realiza en las principales clínicas de fertilidad de Estados Unidos, Georgia y Colombia - Nordic Surrogacy
La FIV se realiza en las principales clinicas de fertilidad de Estados Unidos Georgia y Colombia.

Desarrollo embrionario

Pasadas 24 horas, hay dos núcleos tras la fecundación
Al día siguiente de la extracción del óvulo, el embriólogo puede ver si el óvulo ha sido fecundado o no. Si el óvulo está fecundado, se ven dos núcleos. Parecen manchas redondas y claras. Un núcleo procede de la mujer y el otro del hombre.

Si el óvulo no está fecundado, no se ve ningún núcleo.

En ocasiones se observan 3 o más núcleos en el óvulo. Esto puede deberse a que más de un espermatozoide se ha introducido en el óvulo. Estos óvulos son anormales y no se utilizan.

Tras 48 horas, hay cuatro células
El día 2 el embrión suele estar formado por 4 células y el día 3 por 8-12 células. La división celular continúa y el día 4 las células se unen formando lo que se denomina mórula.

Tras 120 horas, el blastocito
En el día 5, el embrión tiene cerca de un centenar de células y se conoce como blastocisto. Parecen pequeñas bolas llenas de líquido. La capa de células que rodea al blastocisto se llama trofectodermo y formará parte de la placenta. En su interior se acumulan las células que formarán el feto. El blastocisto está rodeado por una envoltura externa. Una vez que el blastocisto se ha desarrollado y está listo para implantarse en el revestimiento uterino, «eclosiona» y abandona esa envoltura.

Dos métodos de congelación de embriones: congelación lenta y congelación rápida

A menudo sucede que varios óvulos de buena calidad son fecundados y se desarrollan. En la mayoría de los casos, solo se transfiere un embrión, por lo que es realmente útil poder congelar los embriones sobrantes. Estos se utilizarán si el embrión fresco no se implanta o si se desea tener más hijos más adelante.

La congelación lenta, como su nombre indica, significa que los embriones se congelan lentamente. El embrión se enjuaga en varias soluciones para eliminar el agua de las células. De esta forma se protege al embrión de los posibles daños por la congelación. A continuación, el embrión se aspira con una pajuela situada en una máquina. La máquina reduce gradualmente la temperatura en la pajuela durante aproximadamente una hora.

El otro método, la vitrificación – congelación rápida, es un tipo de congelación muy rápida. Al igual que en la congelación lenta, el embrión se enjuaga en varias soluciones. A continuación, el embrión se coloca en una pequeña espátula que se introduce en una pajuela más grande. Nitrógeno líquido rodea la pajuela Esto provoca que el aire dentro de la pajuela sea tan frío que el embrión inmediatamente se «vitrifique».

Pruebas PGT en embriones

Entre las pruebas que se suelen realizar a los embriones en la FIV se incluyen las pruebas genéticas preimplantacionales (PGT, antes PGS), que se realizan para analizar los cromosomas o genes de los embriones antes de transferirlos al útero1.

Hay tres tipos de PGT:

  1. PGT-A para detectar aneuploidías (número anormal de cromosomas)
  2. PGT-M para detectar desórdenes individuales
  3. PGT-SR para detectar reordenamientos cromosómicos

Estas pruebas pueden ayudar a que la probabilidad de un embarazo sin complicaciones sea mayor y que el riesgo de aborto espontáneo o enfermedades genéticas sea menor.

Transferencia del embrión

Justo antes de que la gestante llegue para la transferencia, se evalúan los embriones. El embrión de mayor calidad se selecciona para la transferencia.

Antes de la transferencia se realiza una ecografía. A continuación, se introduce un catéter guía en el útero. El embriólogo introduce el embrión seleccionado en un catéter más fino y se lo entrega al médico. El catéter se coloca dentro del catéter guía y el embrión se introduce en el útero. Suele durar tan solo unos minutos y a la mayoría de las mujeres les resulta indoloro.

La cavidad uterina se compone de dos capas situadas una junto a la otra sin formar una cavidad. Estas capas están formadas por un tejido velloso que se asemeja al terciopelo. El embrión colocado en el útero tiene el tamaño de una mota de polvo. La gestante puede continuar con su vida hasta que se confirme el embarazo y durante el mismo.

Tras la transferencia del embrión, prueba de embarazo

Nuestros médicos realizan las pruebas de embarazo a las gestantes de distintas maneras. Una vez transferido el embrión al útero, comienza un periodo de espera y de aumento de las expectativas. Las pruebas de embarazo se realizan unos 15-20 días después de la transferencia embrionaria y será en ese momento cuando la pareja sabrá si se ha producido un embarazo o no.

Si no se consigue el embarazo, se hace un seguimiento individual con los futuros padres y la gestante para determinar los siguientes pasos.